Vota tu relato favorito entrando en su categoría del 1 al 10 de abril.  

El diario de Violeta

Información del autor

  • Nombre: Alba Iglesias Aceiro
  • Edad: 10 años

Hola, me llamo Violeta, tengo 10 años y vivo en A Coruña. Espero que este diario quede para la posteridad, cuando yo sea famosa por haber inventado la máquina del tiempo. La gente dice que eso es imposible pero yo he hecho muchas investigaciones con mis instrumentos de juguete y he llegado a la conclusión de que sí se puede. Mi sueño: que cuando invente la máquina del tiempo pueda volver varios años atrás para decirles a los que se han reído de mí por mi idea, con tono de burla: “ves, te lo dije”.

Viernes 22 de febrero de 2013
Hoy es el último día de colegio, estuvimos de fiesta durante toda la mañana. En los últimos 20 minutos de clase la profesora nos puso los deberes: leer un libro en gallego durante las vacaciones de Semana Santa, por eso esta tarde tendré que ir a la librería a comprarlo. Me encanta ir a esa tienda porque la encargada (que me cae muy bien) siempre me da uno o dos chicles. La profesora también nos dio las notas. Yo, no suspendí ninguna.
Estas van a ser las vacaciones más aburridas de mi vida. Me acabo de enterar de que todas mis amigas se van de vacaciones y por eso ya me veo en mi habitación intentando descubrir cómo se inventa la maldita máquina.

Sábado 23 de febrero de 2013
 Sólo ha pasado un día y ya me aburro como una ostra. No sé qué hacer y la maldita máquina sigue dentro de mi cabeza sin querer salir. No sé como la voy a inventar con una cabeza tan tozuda.

Domingo 24 de febrero de 2013
 Nada más levantarme de la cama mi madre vino a decirme que tenía una sorpresa para mí. ¡A mí me encantan las sorpresas! Bajé como un cohete a la cocina pero allí no vi nada, ningún paquete ni nada por el estilo. Me llevé una depre… mi madre me dijo que la sorpresa no era ningún regalo sino unas vacaciones en Tenerife y yo me puse súper contenta porque me encanta viajar ¡Salimos esta tarde!
En estos momentos escribo sentada en el avión a punto de despegar. Mi madre no me ha dejado pedir nada de comer durante el trayecto porque dice que la comida en el avión es mala y que ya nos atiborraremos en el bufet del hotel. La barriga no me para de rugir, uuuff, este va a ser un viaje muy, muy largo…
Cuando llegamos al hotel ya era muy tarde y por eso sólo puedo contar que hay un bufet, que las habitaciones son muy grandes, hay un espectáculo cada noche y he visto tres piscinas con chorros. Y ahora, a dormir.

Lunes 25 de febrero de 2013
Hoy sólo contaré una cosa: a paseo con la máquina del tiempo. Yo de mayor voy a trabajar en un hotel porque en el tiempo libre te vas a la piscina.


(32 votos)
Visto 355 veces