EL VIAJE SOÑADO POR ESTADOS UNIDOS

Processed with VSCO with a5 preset

Por Patricia García | www.donkeycool.com

Las puestas de sol de Horseshoe Bend, en Arizona, o el paisaje marciano de Monument Valley. Dos de las imágenes que guardo con más cariño en mi memoria de mi viaje por carretera en Estados Unidos. Todo empezó con una carta debajo del árbol el día de Reyes: “Elige destino para abril”. Y así empezó mi búsqueda por internet, hasta encontrar el plan ideal: una ruta por los estados de Nevada, Arizona y Utah. Quince días de auténtico way of life americano que ya estoy deseando repetir.

a

Mi viaje por Estados Unidos empezó y terminó en Las Vegas. Preparé una ruta en círculo con paradas en dos de los símbolos de USA: el Gran Cañón y Monument Valley. Estaba obsesionada con los increíbles paisajes naturales americanos, así que planifiqué paradas en algunos de los parques naturales más famosos, como Arches o Canyolands, donde se rodaron parte de las escenas de Thelma y Louise.

 forrest_gump_point_monument_valley_utah_bluff_usa_roadtrip_travel_trip_donkeycool

Comenzamos el viaje en Sin City. Llegamos después de tres vuelos y cuatro aeropuertos (A Coruña-Madrid-Los Ángeles-Las Vegas) y 22 horas de viaje. Fue pisar Las Vegas y encontrarnos de frente con la realidad: las máquinas tragaperras llegan a las cintas de recogida de las maletas en el aeropuerto. Pasamos tres días allí, alojados en uno de los hoteles míticos de la ciudad, la pirámide del hotel Luxor. Visitamos el Neon Museum, ganamos 10 dólares (sí, 10 jajaja) en los casinos y recreamos alguna escena de Resacón en Las Vegas en el hotel Caesar Palace. Al tercer día recogimos el coche de alquiler: un Ford Explorer 4×4 al que bautizamos como Nevada o Nevadiña, según como se iba portando, y que nos acompañó durante todo el viaje.

 welcome-to-fabulous-las-vegas-cartel-trip-donkeycool-viaje-eeuu-streetstyle-shorts

Nuestra primera jornada en la carretera la destinamos a conocer la Ruta 66. Desde Las Vegas pusimos rumbo al sur hacia el estado de Arizona. Por el camino hicimos una pequeña parada en la presa Hoover, la de Superman. Aquí me enamoré de la bandera del estado del sol, y desde entonces el símbolo de Arizona corona mi salón de casa. Ese fue solo el aperitivo, la gran sorpresa nos esperaba a más de 100 kilómetros de distancia: Kingman, en Arizona, una de las paradas míticas de la antigua Ruta 66. Como hacen los motoristas, comimos unas hamburguesas en un diner con sabor a Elvis. En Kingman nos desviamos de las carreteras principales para recorrer un pequeño tramo de la antigua Ruta 66. Os aseguro que por el camino nos cruzamos como mucho con tres coches. La soledad del paisaje impone. En la ruta pasamos por Hackberry General Store, una antigua gasolinera de la Ruta 66 convertida en una especie de museo y tienda de souvernirs de la ruta. Una advertencia: no hay ninguna gasolinera en los más de 100 kilómetros del tramo, así que mejor repostar en Kingman antes de adentrarse en el camino que hizo famoso Kerouac. También paramos en Seligman y Peach Springs, los pueblos en los que se ambientó Cars, donde es fácil encontrarse muchos coches abandonado con ojitos, como los de la película. Terminamos la jornada en Williams, también en la ruta 66, famosa por su locomotora y por ser un punto estratégico para visitar el Gran Cañón.

La siguiente jornada la dedicamos al Gran Cañón. A las ocho de la mañana pusimos rumbo a la entrada principal del parque, a 80 kilómetros de distancia de Williams. La primera gran sorpresa del día la vivimos nada más llegar: acababa de comenzar la semana de los parques nacionales de Estados Unidos, así que la entrada era gratuita. En este y en todos los parques gestionados por el estado. Todo lo que os han contado del Gran Cañón se queda corto: en directo impresiona, y mucho. Es como un cuadro pintado en el horizonte. Dentro del parque hay buses gratuitos para que puedas moverte por los principales miradores.

Processed with VSCO with c4 preset

Después de maravillarnos con el Gran Cañón pusimos rumbo a Monument Valley. El paisaje hasta la frontera de Arizona con Utah es increíble. No podía dejar de hacer fotos!!!! Monument Valley, en plena reserva india, llama la atención por sus montañas naranjas perfectamente esculpidas en el horizonte y por su inmensidad. Me encantó el puesto de comida india al lado del John Ford Point, el punto en el que se ponía el jinete a caballo en las películas de vaqueros de Jonh Ford. De Monument Valley nos adentramos en Utah en dirección a Bluff, otro pueblo vaquero que os recomiendo muchísimo. El camino entre Monument Valley y Bluff es espectacular, rodeado de montañas y paisajes de películas. Una auténtica “scenic byway”. Por el camino paramos en el Forrest Gump point, el punto en el que Forrest Gump dejó de correr en la película. La postal es mítica, con la carretera infinita perdiéndose al fondo, entre las montañas.

En Utah descubrimos un estado alucinante. Todo es precioso y la gente muy amable. Es, desde ya, nuestro estado favorito de los Estados Unidos. Después de reponer fuerzas en Bluff con una auténtica barbacoa americana nos dirigimos a Moab, más hacia el norte. Moab es el paraíso de los aventureros. Aquí van todos los amantes de los deportes de riesgo. El pueblo tiene mucho ambiente y es un sitio ideal para visitar el parque nacional de Arches, lleno de arcos. El más famoso es Delicate Arch, y a él se llega después de una caminata, con escalada incluida, de casi dos horas. También aprovechamos nuestro tiempo allí para visitar el parque de Canyolands, similar al Gran Cañón y casi casi tan bonito.

parry_lodge_hotel_kanab_utah_little_hollywood_usa_roadtrip_travel_trip_donkeycool_route_converse_total_white_look-112

Dos días en Moab nos dejaron muy buen sabor de boca. Desde allí nos dirigimos de nuevo a Arizona, a Page, una parada estratégica para visitar uno de los parques más instagramers de USA: Antelope Canyon. Para poder verlo tienes que contratar una excursión organizada. La ruta, aunque un poco caótica, merece la pena por los colores que se forman dentro de este cañón. En Page, también alucinamos con las puestas de sol de Horseshoe Bend, la famosa curva de la herradura, un increíble precipicio sobre un fondo de color naranja. Allí también tomamos una de las mejores barbacoas del viaje y visitamos el famoso Lake Powell, donde los estadounidense pasan sus fines de semana de descanso.

De Page nos dirigimos a Kanab, en Utah. Kanab es conocido como Little Hollywood porque allí se rodaron muchas de las películas de indios y vaqueros. De Kanab me quedo con todo, desde sus carteles míticos de motel hasta sus casas 100% americanas, con bandera incluida. Además, nos permitió conocer la dureza del desierto con nuestra visita a Coral Pink Sand Dunes, las dunas de coral.

Processed with VSCO with hb1 preset

El viaje está a punto de terminar. De Kanab salimos en dirección a Nevada y a Las Vegas. Antes hicimos una pequeña parada en Sringdale, un pueblo muy animado y lleno de turistas que escapan del jaleo de Las Vegas y buscan un poco de paz y naturaleza a las puertas del parque nacional de Zion. En la ciudad sin ley nos espera nuestro avión de regreso al otro lado del Atlántico. El viaje fue intenso y maravilloso. Una experiencia inolvidable que estoy deseando repetir.

Written By
More from Galiciademoda

Evento #gastrofashion en Coruña

Galicia de Moda y el Centro Estético NIUNO te invitan a la...
Read More